Trabajar desde casa es una tendencia que se ha venido incrementando en los últimos años, y que permite a las empresas y personas optimizar sus recursos. Es así como las personas adaptan algún espacio de su casa para realizar su trabajo diario, en ese sentido, contar con mobiliario, espacio e iluminación adecuados cobran mayor sentido.


Es importante que el mobiliario que se utilice reúna las características necesarias para el bienestar de cada persona, asimismo, crear un ambiente que fomente la productividad y ayude mantener la concentración. Para ello, es recomendable primero elegir un espacio específico y después seleccionar el mobiliario más favorable. 


Te sugerimos que antes de elegir los muebles pienses en cómo es tu trabajo del día a día e imagines cómo quisieras que sea tu espacio, qué elementos son de utilidad y que características específicas deberían tener.

Para elegir los muebles que favorezcan el desarrollo de tu trabajo, puedes tomar en cuenta lo siguiente:


Iluminación: 

Una de las razones principales de contar con buena iluminación en nuestro espacio de trabajo es evitar el cansancio de los ojos y que no se esfuercen más de lo necesario. De esta manera también se pueden prevenir dolores de cabeza y migrañas que muchas veces son consecuencia de exigir más a nuestros ojos.  Asimismo, la correcta iluminación contribuye a nuestro estado de ánimo y a trabajar con comodidad.

Es recomendable la luz natural, sin embargo, hay artículos y luminarias apropiadas para una correcta iluminación en caso no se tenga acceso a ventanas, tomando en cuenta una iluminación focalizada y que no proyecte sombras, evitando la incidencia directa o reflejos molestos.


Acústica: 

Para lograr mantener una concentración adecuada es importante trabajar en un espacio alejado de ruidos molestos. Un buen cerramiento de puertas y ventanas puede ayudar, así como materiales aislantes o absorbentes acústicos. Una opción es colocar paneles acústicos que aíslen el sonido y que brinden privacidad, logrando un ambiente que te ayude a  enfocarte en el desarrollo de tus actividades y disminuir las distracciones.


Las plantas en nuestra zona de trabajo:

Agregar a nuestro entorno de trabajo elementos orgánicos como plantas, son beneficiosas para oxigenar el ambiente. Colocar una maceta del tamaño que se adecue al espacio que has elegido en tu casa, le dará un toque armonioso y agradable. Puedes elegir entre plantas de sombra o que necesiten de luz si en caso tiene una ventana cerca. 


Contar con una planta en nuestro lugar de trabajo puede ayudar a disminuir el estrés creando un equilibrio visual, un toque orgánico y a la vez purificando el aire. Incluso, hay estudios que indican que las plantas pueden aislar el ruido, reduciendo algunos decibeles que provienen del ambiente.


Silla: 

Un elemento indispensable para realizar un trabajo de oficina es la silla, puesto que es de uso constante y diario. Ésta debe brindarnos comodidad y bienestar y ayudarnos a mantener una postura correcta. Para ello, te recomendamos conocer qué cualidades debe tener una silla ergonómica, aquí algunas características:


Es importante mantener la postura recta y un respaldo que soporte la columna y que permita apoyar la espalda de manera confortable.

La altura que sea ajustable, de tal forma que puedas pisar el suelo y las piernas formen un ángulo de 90 grados.  Asimismo, te permite acomodar tu ángulo de visión.

También, que cuente con brazos donde apoyarte.

Puedes considerar que tu silla tenga ruedas, lo que facilita es alcanzar objetos.


Escritorio: 

El escritorio también es un elemento indispensable que adecuamos a nuestra preferencia y frente al que pasamos gran parte de nuestro día. Para elegirlo es importante que tomes en cuenta algunas sugerencias:

Que tenga una altura que permita que el monitor se encuentre debajo de la línea de visión para mantener la espalda recta.

Que tus codos estén dentro del escritorio y que vayan al nivel del teclado, de tal manera que no dobles las muñecas.

Contar con suficiente espacio para tener todo a la mano, así evitaremos tomar posturas frecuentes que sean perjudiciales.

Contar con espacio para el cableado y que este no se enrede dificultando nuestra movilidad.

 

Invertir tanto en una silla adecuada como en un escritorio que se adapte a nuestras necesidades, va a contribuir con nuestro bienestar y tendrá un efecto en el desarrollo de nuestras actividades diarias. Las consecuencias de unos muebles poco apropiados puede perjudicar la salud teniendo efectos negativos en la espalda, la zona lumbar, circulación, entre otros.


Jose Luis Zuñiga, KAM de la unidad de Oficinas de Sapelli Mobiliario recomienda: “Hacer una prueba del apoyo lumbar de la silla, sea regulable o de apoyo fijo, lo importante es el confort y adaptación a la zona baja de tu espalda. Asimismo, indica que algunas funciones como la regulación de brazos, altura del asiento y reclinación del respaldo, son importantes para evitar una posición estática durante el horario de trabajo e incentivar el constante relajo del cuerpo”.


Normas legales:


Un tema a considerar es que el mobiliario cumpla con normas de calidad y estándares de producción por instituciones acreditadas, a fin de garantizar el producto adquirido.


ANSI, cuyas siglas en inglés significan Instituto Nacional Estadounidense de Estándares es una organización que se encarga de la supervisión del desarrollo de normas para productos y servicios, así como sistemas y procesos, dando uniformidad a distintas industrias. Asimismo, sus normas están hechas para complementar regulaciones sobre requisitos indispensables que dispone el gobierno.


De igual manera, BIFMA que es la asociación que resguarda la calidad de muebles para oficina y comerciales, determina los estándares sobre ingeniería y materiales en temas de seguridad y ergonomía. Su aporte es brindar estándares en normas de sostenibilidad sobre muebles de oficina. 


Para contactar con Sapelli:

Correo: ventas@sapelli.pe

Celular: +51 981426399 / +511 2914223


www.sapelli.pe